Archivo de la categoría: Reflexiones

LA ESCUCHA

LA ESCUCHA:
Marshall Rosenberg decía:

“En la vida hay que tomar una elección fundamental: ser feliz o tener la razón”.

Tenemos mas ganas de tener la razón que de escuchar.

Hay  falta de expresión y de escucha.

No sabemos escuchar ¿qué significa saber escuchar…? Es, cerrar la boca.

Como padres y madres que somos, creemos que estamos escuchando a nuestros hijos cuando , en realidad, les estamos bombardeando con nuestros consejos.

Escuchar es dejar que el otro se exprese con libertad.

Escuchar es entender lo que nos quiere decir , detrás del mensaje expresado.

Esta escucha pasa mas por el corazón que por el cerebro. Pasa por abrir el corazón y también por el autoconocimiento.

Si yo no he atendido mi rabia no podré atender la del otro. Si no he escuchado mi tristeza, no podré acompañar-escuchar la tuya. Me desbordaré y me abrumaré al escuchar la tuya.

Cuando he aprendido a gestionar mis propias emociones, puedo pasar del YO al NOSOTRO para crear una comunidad.

SENTIMIENTOS

Una propuesta

Os proponemos una práctica para esta semana que gira en torno a algo que nos afecta mucho: Sentimientos versus pensamientos.
Cuando nos comunicamos con el otro o establecemos con nosotros un diálogo interno, la CNV nos invita a expresar cómo nos sentimos ante una circunstancia determinada.

Marshall Rosenberg dice que “el repertorio de adjetivos que aplicamos para evaluar, etiquetar y/o juzgar a otras personas o bien a la forma de proceder de éstas, suele ser más amplio del que disponemos para describir con claridad nuestros estados de ánimo”.

Expresar nuestros sentimientos nos ayudará a establecer una conexión más profunda tanto con nosotros mismos como con nuestro interlocutor, ya sea éste un familiar, un amigo o una persona de nuestro ámbito profesional.

También nos hará ganar en claridad respecto a lo sucede en nuestro interior en relación a un hecho concreto o una forma de proceder del otro.Rosenberg matiza mucho la importancia de “establecer una distinción entre las palabras que expresan sentimientos reales y palabras que describen lo que creemos ser o que describen lo que pensamos de la forma de actuar de otros”. Es decir, en CNV intentamos expresar nuestros sentimientos distinguiéndolos bien de nuestros pensamientos y de la evaluación que hacemos de la forma de proceder de los demás.

Por ejemplo: si decimos “me siento ignorado” , la palabra “ignorado”, más que un sentimiento, describe cómo creo que los demás actúan en relación a mí. Aporta mucha claridad tomar conciencia de que eso es mi forma de evaluar lo que los demás hacen. Entonces, puedo pararme y preguntarme. “Cuando experimento y pienso que mis compañeros me ignoran, ¿lo que en realidad yo estoy sintiendo es?: tristeza, enfado, frustración, desánimo…”.

Esta semana te invitamos a hacer el siguiente ejercicio: Cuando tengas un dialogo (bien interno, con otra persona), te expreses diciendo: “me siento torpe”, “me siento un inútil”, “me siento culpable”, “me siento incapaz”, “me siento evaluado”, “me siento respetado” “me siento incomprendido”…

1. Dite a ti mismo: Cuando pienso que soy torpe, quizás podría estar sintiéndome… (triste, impaciente, desalentado, desanimado, desesperanzado, abatido, etc.).

2. Cuando oigas decir algo semejante a una persona de tu entorno: imagínate por un instante cómo se siente una persona que piensa algo así de sí misma.
Cuando te lo hayas imaginado, mira a ver si puedes decírselo, que suene algo parecido a esto “me imagino que cuando piensas que eres torpe te debes de sentir desanimado”.

3. Después de expresarlo, párate a pensar si sientes más conexión con esa persona que antes de contactar con su posible sentimiento.

4. Reflexiona por un momento qué repercusiones o consecuencias tiene para ti y para las personas de tu entorno clarificar si lo que dices es un sentimiento real tuyo o es la evaluación de la forma de proceder de alguien a tu alrededor.

 

RECORDAR

 RECORDAR

Marshall Rosenberg siempre recomendaba que, después de comunicarle a alguien algo que es importante para ti, le pidieras: “¿Me puedes repetir lo que me escuchaste decir, para ver si fui claro?”. Él también decía: “mientras más seguido hago esa pregunta más tengo el deseo de seguirla haciendo. Te sorprenderías de escuchar la gran variedad de  cosas que entiende la gente distintas a lo que yo quise decir”.

“En todo el mundo, en cada cultura, la gente está jugando uno de estos dos  juegos.

 El primero se llama “quien tiene la razón y quien no la tiene” “ qué está bien” o “qué está mal ”, “qué es lo correcto” o “qué es lo incorrecto”.
El segundo se llama “cómo puedo hacer que la vida sea más maravillosa”

  “Por favor, no hagas nada por mí que no puedas hacer con la alegría que tiene un niño pequeño dando de comer a un pato hambriento. De otro modo, lo pagaré luego”.
Marshall Rosenberg.

 

 

“Para practicar CNV, es muy importante para mí reducir la velocidad,
tomarme mi tiempo, y elegir la energía en la que quiero estar, esa energía
que nos es propia, no aquella que nos sale programada. Empiezo cada día
eligiendo dónde quiero estar.”

Marshall Rosenberg.

FRASES

FRASES

  • La mirada de la educación es “NO” aprender a hacer, sino, aprender al hacerlo.
  • “ Ven que te levanto”.
  • Tod@s nosotr@s estamos volando ahí y  no sabemos si nuestro avión se va a estrellar ésta noche. Estáis siendo la mejor persona que podéis ser.
  • Entre elegir tener razón y ser feliz, elijo ser feliz.
  • Morir no da miedo, te sientes triste porque amas la vida.
  • Si no puedes estar con lo que hay, con lo que viene tampoco.

LA CNV ESTA BASADA

La CNV está basada en principios de no violencia, el estado natural de compasión. Cuando no hay violencia presente en el corazón.

La CNV comienza asumiendo que todos los Sentimientos. compasivos por naturaleza y que las estrategias violentas, ya sean éstas físicas o verbal son conductas aprendidas, que en la cultura prevalece, ensaña y sostiene, CNV también asume que todo comportamiento viene de las mismas necesidades humanas básicas, que cada una de nuestras acciones son estrategias para satisfacer dicha necesidad.

Las personas que practican CNV han encontrado mayor autenticidad en su comunicación, mayor entendimiento, conciencia más profunda y mayor resolución de conflictos.

CREANDO ESPACIOS

Creamos este espacio de encuentro para compartir dudas y certezas, reflexionar sobre la experiencia de educar.

Trabajamos en el marco de la empatía, autoempatía, con una metodología vivencial y participativa utilizando

técnicas del enfoque corporal: Focusing

para aprender de las situaciones, comprenderlas y procesar las emociones.

Planteado como un apoyo a los docentes para desarrollar redes entre nosotr@s en espacios seguros como este espacio protegido en dónde podamos experimentar, vivenciar.

Este es un espacio seguro, protegido y confindencialpara el desarrollo de la autoempatía: espacio interior que todas tenemos, dónde me conecto conmigo, soy libre y aceptada incondicionalmente, un lugar dónde: tengo protección, seguridad, no hay juicios, no hay riesgos. Una vez en este espacio interior, conectada conmigo misma ¿Cómo me siento? ¿Qué siento? ¿Qué estoy necesitando?.

Partimos de nuestro compromiso personal con el trabajo interior, grupal y social.

Nuestras expectativas, hacia dónde nos dirigimos:

Mejorar nuestras estrategias de comunicación .

Encontrar más fácilmente soluciones pacíficas y efectivas en conflictos de todo tipo.

Ver situaciones conflictivas como oportunidades de aprendizaje, desarrollo y conexión, desde la perspectiva que en todo conflicto hay, al menos, información relevante.

Aprender a escuchar y lograr ser escuchados dentro de un marco de respeto y reconocimiento

Profundizando un poco mas:

Ayudarnos a reconciliar partes en conflicto dentro de nosotros mismos para alcanzar un sentimiento de paz, equilibrio y tranquilidad más profundo.

Aumentar la consciencia sobre nuestros pensamientos y fomentar la comprensión, la conexión, la empatía y el amor.

Descubrir nuestras exigencias tanto expresadas como en silencio. Sé hay exigencia si hay deberías, tendría que.., merezco…, tengo motivos…, tengo derecho…

Manejar sentimientos difíciles como la ira, la culpabilidad, la vergüenza, la depresión…

La tristeza podemos estar en ella y descubrir qué está diciendo, qué está necesitando, qué está anhelando

La rabia, podemos estar en ella, y… ver de qué nos defiende, de qué dolor nos defiende, qué es lo que no podemos ver “ayúdame a mirar”

Saber que nuestras partes más sanas se hacen cargo de las menos sanas: iremos en busca de esas partes más amables, localizar esas voces más amables para en los momentos duros puedan ser nuestras aliadas, desarrollar una mirada amable, benévola, con nuestros sentimientos, emociones, modos de expresión y con los de los demás compañeras.

Y no sólo vamos en la dirección de identificar y desarrollar nuestras partes más sanas, más tranquilas, mas comprensivas, empáticas, sino que también a la vez acogemos, cuidamos, mimamos esas partes más tristes, solas, mas desesperadas, mas coléricas de nosotras mismas y … miramos qué están/estamos necesitando, cómo podemos cuidarnos mejor, con mas mimo, con mas ternura.

Es un gran regalo poder expresar nuestras necesidades, sentimientos, ser escuchadas y acogidas sin juicios.

EL LENGUAJE; LA OTRA PIEL

EL LENGUAJE; “ LA OTRA PIEL”

Nosotros, nuestro propio cuerpo, nuestro organismo, crea las propias afecciones. Las crea para que desempeñen una función que se escapa a nuestro intelecto.
El que habla desea ser atendido en el registro en que se expresa, verbal o no verbal, emocional…
Cuando las “palabras” no encuentra la forma de ser atendidas: Nace otro lenguaje,  el lenguaje de los males que se concretan en enfermedades, en disfunciones o en trastornos orgánicos.

Los niños pequeños son auténticos especialistas en el lenguaje no verbal.

Sus cuerpos son un verdadero centro de mensajes emitidos en dirección a su entorno, que no los percibe como mensaje, sino como comportamientos molestos o inquietantes, y que, por consiguiente hay que sofocar.

¿Prestas atención a las señales de tu cuerpo?

¿Qué lenguaje encierra las palabras?

La ira

La ira es una llamada de atención. Me dice que estoy pensando de una manera casi seguro de no conseguir satisfacer mis necesidades.

¿Por qué? Debido a que mi energía no está conectado a mis necesidades. Ni siquiera estoy al tanto de cuáles son mis necesidades cuando estoy enojado. Lo que está pasando en mi cabeza es un gran juicio sobre la otra persona. Así pues, lo que digo es probable que movilizar a la defensiva y contra ataque.

Pero, cuando paro, tomar conciencia de la sentencia y luego miro debajo de la sentencia, lo que puedo pedir a mí mismo, “¿qué estoy necesitando que ahora no recibo?” Después, habrá una transformación de los sentimientos.

Tan pronto como me pongo en contacto con la necesidad ya no estoy enojado. Estoy triste, frustrado, irritado, desanimado y tengo una necesidad ahora que quiero conseguir conocido. Cuando estoy enojado yo quiero culpar y castigar.

Testimonio de una participante (talleres CNV virtuales)

 

Las cuatros zonas de la CNVHoy quiero compartir mis reflexiones después del nuestro trabajo tan hermoso que hemos realizado.

1. Yo soy responsable del resultado.

2. No exijo, pido y así puedo recibir el no. No puedo todavía.

3. Gano sensibilidad de mis patrones.

4. Recuerdo que la necesidad del otro es igual de importante que la mía.

5. Si trabajo, confío en esta herramienta puedo descubrirme, conocerme, saber quien soy

6. Me Desconecto, soy consciente.

7. La conexión en el conflicto es la que me nutre, la que me da seguridad en mi misma.

 

Me abro y expando a esta magia, a este flujo que es posible.

Pues todos buscamos lo mismo y necesitamos lo mismo.

 

Gracias Teresa por a ver entrado a formar parte en mi camino.